¿Qué debe saber un autónomo sobre el renting flexible y el renting tradicional?

renting-flexible

¿Eres un autónomo?¿Conoces el renting? El renting es uno de los métodos de alquiler más usados por las personas autónomas y las pequeñas empresas. Estas compañías de renting ofrecen unos servicios de alquiler (coches, equipos informáticos, etc.) a cambio de una serie de condiciones que el usuario debe cumplir. Muchas son los autónomos que confían en este método, pues es mucho más cómodo para ellos y facilita la gestión administrativa del negocio.

Uno de los ejemplos más claros se basa en el alquiler de coches. Si eres un autónomo o pyme, es posible que no dispongas de la economía necesaria para comprar un vehículo y afrontar los gastos de mantenimiento y la obsolescencia del mismo por el paso de los años. Por ello, la opción del renting es la más adecuada.

La empresa te proporcionará un vehículo a cambio de una cuota que varía según el caso y el tipo de renting escogido, y ella se encargará del mantenimiento periódico. Y una vez termines el contrato, podrás escoger un nuevo vehículo más moderno en función de tus necesidades, por lo que evitarás que el vehículo empleado quede desfasado.

Existen dos tipos de renting, llamados renting convencional y renting flexible. Estas modalidades ofrecen diferentes alternativas para que tú, como usuario, elijas la que mejor te convenga. Pasaremos a hablar de los dos.

Renting convencional

En esta modalidad, el usuario deberá comunicar a la compañía el modelo exacto del vehículo que quiere contratar y la empresa tendrá que proporcionárselo. También, tendrás que adjuntar la cantidad de kilómetros fija que recorrerá el automóvil a lo largo del contrato, el cual durará entre 2 y 5 años. La cuota mensual se calcula en función de diferentes factores en el contrato, como pueden ser el modelo del coche, el kilometraje o el periodo de uso. Este contrato no se podrá romper, a no ser que pagues una penalización a la compañía.

Ventajas

– Obtienes el vehículo con las características exactas.

– Cuota mensual más económica.

Desventajas

– Contrato fijo. Si lo rompes, deberás pagar una indemnización.

– Dificultad para calcular el kilometraje exacto.

– No existe flexibilidad a la hora de realizar un menor o mayor kilometraje.

Renting flexible

Este tipo de renting es el más usado por los autónomos. En esta modalidad, el usuario informa de las características del vehículo que quiere disponer y la compañía le proporciona uno que se ajuste a ellas. Como gran ventaja, en el renting flexible no tendrás que informar a la empresa del kilometraje exacto y no tendrás un contrato por tiempo fijo. Por ello, la cuota será mayor que la del renting convencional, debido a que tú, como autónomo o pyme, no puedes calcular el kilometraje exacto o el tiempo de desarrollo de tu negocio. Si en algún momento quieres romper el contrato con la compañía, no deberás abonar una indemnización.

Ventajas

– Tienes flexibilidad a la hora del kilometraje y duración de tu trabajo.

– No tendrás un contrato por tiempo fijo.

– Exento de abonar una indemnización si rompes el contrato.

Desventajas

– No dispondrás de un modelo de vehículo exacto.

– Cuota más cara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *