¿Qué técnicas quirúrgica se utilizan para tratar la obesidad mórbida?

¿Sabías que la obesidad mórbida se da cuando una persona tiene tanto sobrepeso que su salud y su bienestar se encuentran en verdadero peligro? Es un trastorno que puede producir un profundo malestar a quienes lo sufrimos: baja autoestima, problemas de insomnio, de corazón y puede conducir incluso a una muerte prematura. El diagnóstico se realiza cuando el Índice de Masa Corporal (IMC) supera los 40 o cuando la persona tiene 45 kilos más de lo que recomiendan los médicos o nutricionistas.

¿Qué podemos esperar? Según la SEEDO (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad), el aumento de casos de personas con obesidad mórbida en España es alarmante y, actualmente, se calcula que el 20% de la población padece obesidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la definió como “epidemia global” en 1998. Pero, ¿qué tipos de técnicas quirúrgicas podemos recurrir para tratar esta enfermedad?

Tipos de cirugías contra la obesidad mórbida

La cirugía para la obesidad mórbida no es tan complicada ni peligrosa como la mayoría creemos, aunque si estás pensando en pasar por este proceso, debes ponerte en manos de profesionales experimentados.

1. Técnicas restrictivas.

Reducen el tamaño del estómago para que consigamos una pronta sensación de saciedad. Entre ellas, cabe destacar la gastroplastia con banda ajustable (se coloca una anilla en la parte superior del estómago) o la gastrectomía tubular (se reduce el tamaño del estómago dejando tan solo un tubo gástrico estrecho).

2. Técnicas mixtas.

En esta categoría encontramos lo que se ha denominado bypass gástrico, donde además de reducirnos el tamaño del estómago se nos reduce el intestino delgado. De esta forma, logramos una menor absorción de los alimentos ingeridos.

3. Técnicas malabsortivas.

Reducimos el tamaño del intestino delgado mediante un cruce duodenal. De esta manera, se produce una inmediata reducción de la absorción de las calorías que se consumen, aunque será necesario tomar complementos vitamínicos como hierro o calcio.

¿Qué tipo de cirugía deberíamos elegir? La elección debe estar siempre determinada por un especialista y dependerá de nuestras propias características, de nuestro modo de vida, hábitos alimenticios, perfil psicológico, etc.

Aparte de eso, existe cierto consenso internacional que establece qué tipo de pacientes pueden someterse a estas cirugías. Entre los principales requisitos encontramos:

-Obesidad crónica (más de 5 años con el problema).

-Ausencia de contraindicaciones para una intervención.

-No presentar toxicomanías ni trastornos alimentarios graves.

-No presentar ningún tipo de enfermedad mental que impida la comprensión del proceso.

-Haber intentado hacer dietas, sin resultados exitosos.

-IMC igual o superior a 40.

Entre los beneficios que obtendremos al someternos a una cirugía para la obesidad mórbida destaca la mejora de la tensión arterial, el aumento de la autoestima, la disminución de dolores musculares y de artrosis, la ganancia de confort, la mejora de la diabetes, la reducción del colesterol, etc.

En definitiva, se trata de una intervención esencial que mejorará nuestra calidad de vida y reducirá el riesgo de mortalidad prematura. ¡Consulta ahora con tu especialista y di adiós para siempre a toda esa grasa que te sobra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *