Requisitos imprescindibles para realizar una traducción oficial de forma correcta

Realizar una traducción oficial tiene un enorme protocolo que se debe seguir si se tratan de documentos que tienen un carácter oficial. También conocidas como traducciones jurado en España, muchas empresas o instituciones que piden que se traduzca cualquier tipo de documento a otro idioma que no sea el español, o viceversa, van a requerir que el traductor en cuestión siga un esquema de trabajo claramente definido.

Las traducciones oficiales tienen un carácter legal

Las traducciones de carácter oficial no son un mero trámite, sino que tiene unas bases legales recogidas en el Boletín Oficial del Estado y más concretamente en el Real Decreto 2555/1977. La tecnología puede servir para acelerar el proceso de envío de una traducción, pero en muchas situaciones podemos encontrarnos que nos pidan el documento original. Cualquier traducción jurada requerirá una firma y un sello que acredite que el traductor encargado de elaborar dicho documento está registrado en el Ministerio de Asuntos Exteriores, después de formalizar este proceso a través de la Delegación Gubernamental de carácter Civil Provincial donde se encuentre el propio traductor.

Los requisitos formales de una traducción oficial, aunque dejan bastante libertad al autor, sí deben cumplir una serie de obligaciones. Se trata de traducir un documento, y por tanto, las interpretaciones están fuera de juego. Debe reflejarse exactamente el texto, incluyendo las frases, las firmas y el sello que oficialice dicho trabajo. En dicho sello debe figurar el nombre y los apellidos del traductor jurado, así como el número que le reconoce entre todos los traductores por las instituciones gubernamentales.

Además, debe citarse al Ministerio de Asuntos Exteriores, que dio validez al trabajo de traductor jurado del responsable de la traducción, certificando la oficialidad del trabajo realizado y, por tanto, evitando cualquier tipo de contratiempo. Para más información, no dudes en consultar las bases legales.

Situaciones en la que es necesaria una traducción jurada

En la actualidad, existen múltiples trámites en las que se puede requerir una traducción jurada. Si eres estudiante, y has cursado tus estudios en el extranjero, puedes necesitar algún tipo de documento traducido para que puedas convalidar el título en tu país de origen. Otros trámites administrativos como documentos laborales o certificado personales, incluyendo matrimonio o defunción entre otros, también pueden necesitar de un traductor jurado. Los trámites judiciales o que requieran de un notario también pueden necesitar seguir este tipo de proceso.

Obviamente, se tratan de situaciones que pueden requerir el envío de documentos de un país a otro. El correo electrónico es uno de los mecanismos más ágiles para este tipo de funciones. Obviamente, es necesario que aparezca la firma y el sello que dé validez a la traducción jurada. En caso contrario, si no se demuestra que se trata de un documento original, el organismo o institución correspondiente podría no dar validez al documento y requerir volver a iniciar todo el proceso, en algunos casos.

El precio de una traducción jurada también es muy variable, aunque dependerá en gran medida del tamaño del documento que deba traducirse. Por esta razón, es realmente recomendable asegurase de los documentos que debas presentar.